Cajicá sede de Busongote: Primer Festival de Amasijos y Dulces

Promover las recetas de los dulces tradicionales de las abuelas; incentivar la creatividad de los que amasan la harina para brindarnos exquisitos panes y amasijos; conocer la historia y la riqueza de la Sabana de Bogotá otrora despensa de trigo en el país; y, a través de estos productos propios de la región, mostrar a Cajicá como un pueblo próspero, encantador y destino listo para recibir con alegría a sus visitantes, son algunos de los objetivos del Busongote: Primer Festival de Amasijos y Dulces.

Conferencias con temas como ‘El trigo, los molinos y el pan en la región’, del historiador Andrés Olivosexposición de la memoria fotográfica alrededor de los molinos de la Sabana; preparación de recetas tradicionales; mercado gourmet con amasijos y dulces de la región; y la invitación al departamento de Boyacá, para que exhiba sus productos en torno al tema, además de su riqueza cultural; son actividades de este evento, organizado por el Instituto Municipal de Cultura y Turismo de la Alcaldía de Cajicá, con el apoyo del proyecto Colombia a la Mesa del Viceministerio de Turismo, el Instituto de Cultura y Turismo de Cundinamarca y Fenalco Bogotá Región, entre otros.

El Primer Festival de Amasijos y Dulces, lleva el nombre de Busongote en honor al lugar donde Cajicá fue fundada “…desde épocas prehispánicas en el sitio conocido como Busongote o Sumongotá (significado en lengua muisca “cerca de cañas entretejidas”) espacio geográfico comprendido entre el cerro Monte Pincio (Busongote) y el cerro de las Manas, ubicado a media legua (2 km) de donde queda hoy el pueblo de Cajicá.(http://culturacajica.gov.co/turismo/montepincio/).

Sobre Cajicá

A tan solo 40 minutos de Bogotá en carro y a una hora en el tren de turismo de la Sabana (solo los fines de semana), está Cajicá, un pequeño pueblo rodeado de hermosos paisajes y exuberantes montañas, en donde el tiempo transcurre a otra velocidad, sin apuro, sin trancones y con la posibilidad de disfrutar el campo que está a su alrededor.

Conocida como ‘Fortaleza de Piedra’ pues en la época de las primeras colonizaciones los caciques la defendían construyendo grandes murallas para defender su territorio. La población fue entonces paso obligado de los españoles para llegar al corazón del imperio muisca.

Hoy, Cajicá es destino obligado los fines de semana para disfrutar de su buena gastronomía y de los mejores amasijos y dulces, así como conocer sus telares donde expertas artesanas tejen tapetes y otras bellas piezas.

Agradecemos la difusión de este evento que revive nuestra cultura y empodera a los hombres y mujeres que trabajan diariamente los productos tradicionales de estas tierras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.