En La Mesa, único jardín botánico de Cundinamarca

En medio de un pulmón verde que por fortuna no ha terminado de ser devastado por la humanidad, enclavado en las montañas que dividen a La Mesa y Tena, se erige casi de manera anónima un agro parque que recoge las tradiciones populares inmateriales e históricas de la región; sus escenarios se asimilan a la obra del gran “Sabio Mutis”, para tratar de recuperar los
avatares de lo que fue la gran cruzada que terminó con la expedición botánica.

El artífice de esta maravillosa iniciativa es el biólogo Héctor López López, quien haciendo equipo con el padre Diego Jaramillo, hoy redescubre un escenario natural donde las permanentes interacciones con el entorno, se vuelven enseñanzas de perfecta combinación con el rescate del ecosistema original que pudieron conocer los expedicionarios hace más de trescientos años.

El agroparque, nace donde el Sabio Mutis inició la expedición botánica en 1783, y ha crecido con el reemplazo de los pastizales usados para ganadería por vegetación nativa y original que regresa la espesura natural, dando vida a las más elementales muestras de biodiversidad que parecía haberse desvanecido entre la civilización y el modernismo.

El diverso atractivo para los visitantes amantes de la naturaleza se compone de seis casas de habitación, la primera de ellas dedicada a la expedición botánica, otra al Padre Rojas quien le prestare a Mutis su casa para la parte de la expedición realizada en La Mesa; otra denominada la “Ciudadela del Café”; otra dedicada al hermano Apolinar María un científico de la Salle de
origen francés; una más dedicada al Padre Antonio Olivares ornitólogo de Anolaima y otra a Enrique Pérez Arbeláez, gran admirador y continuador de la obra de Mutis.

El lugar, que no sólo ofrece un atractivo turístico y ambiental, apalanca procesos científicos y académicos, actualmente se adelantan allí estudios en mastozoología, ornitología, entomología, herpetología, sobre arácnidos, así como trabajos de interés social, administración de empresas y de psicología.

“La juventud de hoy en día todo lo capta más fácil, son defensores de los árboles y la naturaleza, nos falta enseñar más”, enfatiza don Héctor al referirse al gran centro de estudio en el que se ha convertido el jardín botánico, donde a través del contacto con jóvenes universitarios, ha concluido que la educación se ha quedado corta en mostrarle a las nuevas generaciones la
connotación sobre los recursos naturales, porque como él mismo lo señala “está en peligro la especie, un verano más largo como el que acabamos de sufrir no lo aguantaría la humanidad”, por eso está seguro que sólo a través de la pedagogía, las herramientas que se ofrece hoy en
día como la tecnología y la enseñanza a partir de la praxis, se podrá equilibrar el desarrollo de la especie, con la conservación ambiental.

Noticentro Colombia

Somos un medio alternativo de información para Cundinamarca y Colombia, el cual da difusión de los acontecimientos de interés general que ocurren en nuestra zona de influencia logrando posicionarse como un espacio ecuánime e independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.